La Virgen pide a Pedro Nolasco fundar una orden para la redención de cautivos.

“¡799! un nuevo aniversario de la fundación de la Orden y llama la atención la cercanía al jubileo de los 800 años de presencia mercedaria en el mundo. Esto hace que mercedarios dirijamos nuestra mirada, esperanzadamente, hacia adelante. Demos gracias a Cristo misericordioso y a María, Nuestra Madre de la Merced que no deja de acompañarnos en la búsqueda alegre, humilde y realista del servicio en favor de los cautivos.”

Esta mirada hacia el Jubileo de los 800 años “nos invita a dar un gran impulso a nuestro carisma redentor, a depositar nuestra confianza en las manos de Dios, a cruzar nuevas fronteras, ser portadores de la globalización de la libertad de los hijos de Dios.”

Según la tradición, la Virgen, dándose a conocer como Virgen de la Merced, se apareció ante Pedro Nolasco, a quien ordenó fundar una orden religiosa para liberar a los cautivos. Este acudió al rey Jaime I, quien participó en la fundación de la Orden de Santa María de la Merced de la Redención de Cautivos, supuestamente efectuada en el Altar Mayor de la catedral de Barcelona en 1218.

Logo oficial del Jubileo 800 años

Tener casi 800 años de existencia es mucho, pero aún es mucho más el trabajo y la misión de los mercedarios en el mundo de ser “libres para liberar”.

Comenzar por desatar las cadenas del pecado en la propia vida, con la confianza en Cristo, para en el mismo modo liberar de las ataduras de este mundo a todos los hombres y mujeres, quienes son el tesoro más preciado de Dios.