Existe el género humano y el sexo femenino y el masculino. Sin embargo todo lo que implica ideología de género tiene como finalidad el que se perciba que  se espera pensamos y actuemos como mujeres y hombres por la forma en que la sociedad está organizada, no por nuestras diferencias biológicas.

La ideología de género tiene una interpretación irracional de  hechos que denotan desconocimiento absoluto de nociones básicas de antropología y biología. Para imponer este adoctrinamiento irracional recurren a la coacción lo que sin lugar a dudas es un totalitarismo ideológico.

Las feministas radicales contemplan a la maternidad como un obstáculo para el desarrollo personal y profesional de la mujer, de ahí que ha ido en aumento en muchos países la “materfobia” manifestada como un rechazo absoluto a la maternidad. La venta de estos conceptos erróneos hace que algunas mujeres vean la maternidad como un freno y los hijos como enemigos de su realización personal. De ahí que el aborto es la falsa solución que se les ofrece a las mujeres escondiendo la finalidad real que es la deconstrucción de la familia.

Toda esta ideología ha llevado a una pérdida de valores y es necesaria la lucha   desde la sociedad civil para evitar que el “nuevo orden mundial “  siga intentando  contrarrestar las enseñanzas cristianas.

 Por: Dra. Xenia Castillo